Anusara Yoga

¿Cuál es mi historia en el mundo de Anusara Yoga?

Querido amigo, no sé de cosas grandes, sé de cosas pequeñas que llenan mi corazón y que han supuesto un cambio de rumbo, un momento decisivo que me ha convertido en quien hoy soy.

Todo comenzó cuando por a los 23 años decidí buscar algo, ajeno a los deportes que ya practicaba, que me ayudase de una forma alternativa para volver a recuperar mi movilidad articular. Probé varios estilos de yoga y profesores, pero solo una escuela aún sin nombre me ayudó de forma completa, no solo por el cuidado del alineamiento y las posturas, sino también por ayudarme a recordar mi potencial y mi grandeza.

En el año 97 mi hermana conoció a John Friend en EE. UU., el fundador de esta escuela que aún no tenía nombre. Ella insistió en que tenía que hacer lo que hiciera falta por viajar allí y conocerle. En el verano del 98 le conocí en Estados Unidos y disfruté de practicar con él durante mi estancia, 3 maravillosos meses.

Ángelica Granado Anusara imagen 3  Aún hoy sé con toda certeza que conocerle fue lo mejor que pudo ocurrirme. Recuerdo que tras recibir su primera clase mi cuerpo, mi corazón y mi mente estaban tan serenos y llenos de energía pulsante que me dije: “¡Ser profesor de este tipo de yoga debe de ser lo mejor que a alguien le pudiera pasar . Ójala pueda enseñarlo”. Pasadas unas horas pensé que era imposible que yo pudiera impartir esta técnica y más con mis dolores de espalda y mis recaídas.

Antes de volver a España, me despedí de John y le rogué que por favor enseñara esta bella técnica en nuestro país o al menos en Europa. El me sonrió diciendo que aún había un largo camino por recorrer… y era cierto: ese mismo año, en el 98, fue cuando se fundó Anusara®.

Viajé a India e hice un intensivo de una semana con una profesora de su escuela y esto hizo que mi práctica mejorara enormemente. Llegado un momento tuve una recaída muy fuerte de lumbalgia y volví a escribir a John pidiendo que viniera a enseñarnos Anusara® a España.

Pasados unos meses decidí abordar mi dolencia de forma paralela a la medicina con todo lo que ya conocía por la vía alternativa y de paso formarme en todas las técnicas para trabajarlas en mí. De modo que en el 2002 me formé en Quiromasaje, a España y la completé.

Nunca pensé en serio en enseñar, pensaba más en aprenderla para cuidar mi alineamiento y saber practicarla sola, pero según me apunté a la formación me ofrecieron trabajo como profesora de yoga y fue todo un regalo comenzar con aquellos grupos de personas con dolencias físicas. Era fácil ayudar a otros que pasaban por el mismo proceso de rehabilitación y recuperación articular, por el que yo había pasado cuando comencé. La verdad es que son estos alumnos los que mejor aprecian el enorme potencial de la práctica de Anusara®.

Desde el 2002 hasta el día de hoy no he dejado de enseñar, fue en el 2004 cuando comencé a dedicarme exclusivamente a ser profesora de Yoga Anusara® y a dar masajes.

¿Qué diferencia existe entre Anusara® y otras escuelas de yoga?

A grandes rasgos, son estos aspectos generales los que hacen de una clase de Anusara® una técnica diferente:

1. Su visión no- dualista. Es una visión de Unidad. Recuerda a cada practicante que todo forma parte de la energía benévola que pulsa en el Universo. No hay nada de nosotros mismos que negar, todo es una buena herramienta para aprender y crecer.

2. Sus 5 principios universales de alineamiento. Es un sistema de alineamiento muy preciso.

3. Cada clase es única.

1. La primera diferencia que yo experimenté al acercarme a una clase de Anusara® fue que el profesor tiene tan cultivado el recuerdo de esa conciencia de unidad y que todo pulsa desde Ángelica Anusara imagen 2esa energía benévola que yo me sentía llena de autoestima, como si todo lo que me habían dicho a lo largo de la vida de lo que era o no era capaz de hacer no existiera, como si un libro en blanco se mostrase ante mí para escribir la historia que yo desease escribir y poder volver a elegir quien quiero ser en cada momento, sin limitaciones, libre para elegir de corazón mi propio destino.

Lo entendí con mayor plenitud cuando hice la formación, de hecho para obtener tu primer título en Anusara® se exige que seas capaz de ver en cada alumno primero de todo lo benévolo que hay en él, a su Ser interior; y no qué arreglar, o qué hace mal una vez lo ayudas vez lo ves, le ayudas a brillar más a que su potencial se despliegue con mayor plenitud. Si tu profesor no te lleva a experimentar esto… no estás practicando Anusara®.

2. Los cinco principios universales de alineamiento respetan la precisión y biomecánica que se estudia en osteopatía. Este peculiar sistema hace tan sencillo aprender a practicar que una vez lo aprendes en una Inmersión, que manteniendo una práctica regular puedes comenzar a practicar en casa sin peligro de hacerte daño, siempre que respetes tus límites. También es tan efectivo que solventa cualquier dolencia.

Fue gracias a esta precisión en el alineamiento como pude deshacer el entramado que había generado mi antigua inercia física, aquellas lumbalgias tan repetitivas. Antes pensaba que jamás podría volver a hacer muchas de las cosas que hoy disfruto en mi práctica y en el día a día; como volver a correr, hacer el puente, bailar sin tener dolor de espalda al día siguiente, etc. Con paciencia y esta técnica, solo es cuestión de tiempo. Así que puede ser utilizada por cualquier tipo de persona, en todo tipo de cuerpo y edades. Siempre mejorará tu capacidad de vida, no sólo su capacidad física.

3. Por último, cada clase es única, está centrada en un tema y en una o dos virtudes del corazón. Esto es crucial, no solo estás haciendo ejercicio como en un gimnasio, tal y como describe la neurociencia impulsas el movimiento con una emoción y esto rompe las limitaciones de movimiento. En una articulación y tus bloqueos de creer que puedes o no hacer una postura. Por eso al salir de una clase de Anusara® no solo tu cuerpo se siente más libre, tu corazón se siente más liviano y tu mente más feliz.

Gracias a esto en cada clase no puede surgir monotonía, se mantiene viva tu forma de desplegar tu potencial de una forma única, tu práctica se convierte en puro arte.Ángelica Anusara equipo

Es así como esa esencia benévola que todos somos se expresa a través de cada individuo de forma creativa.
No lo dudes, no pierdes nada por probar una clase.

Feliz práctica y sobre todo, ¡Disfruta!

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *