Cantar es amar (te)

Cantar es amarEn cada taller de voz, antes de empezar, siempre hay alguien que me dice “yo no sé cantar!”. Pero sé que justamente esa persona es la que más necesita y anhela cantar y con razón, porque encontrar nuestra propia voz y luego amarla profundamente, es una sanación muy poderosa. Tu voz es única, nadie la tiene igual, a través de ella puedes expresar lo más profundo que hay en ti. Durante el taller, esa misma persona me cuenta que cuando era niño le solían decir que cantaba mal, que desafinaba o que su voz era fea.

Volver a cantar e ir conociendo tu propio sonido con sus colores diferentes es volver a la simple alegría de cantar que es innato al ser humano. El cuerpo sabe, el alma sabe. Es por eso que no creo en enseñar a cantar, sino en dejar que la voz surja.

Somos seres intuitivos y la voz se desarrolla a través del propio cantar, es como un músculo que cantando se hace cada vez más fuerte. Así que no importa si cantas “bien o mal”. Ama tu voz como es, disfruta de su color, siéntela con curiosidad en lugar de juicio.

Cantar es entrar en relación, es una conversación íntima contigo mismo. Es atreverte a mostrarte a través de tu propia, única voz. Cantar es dejar que se abra el pecho y brillar desde el interior. Cantar es amar(te).

 La canción del alma

En algunas tribus de África, cuando una mujer sabe que está embarazada, va al bosque con algunas amigas y juntas oran y meditan hasta que pueden oír la canción del niño concebido. Saben que cada alma tiene sus propias vibraciones y éstas expresan el sabor y la finalidad del nuevo niño. Cuando las mujeres sintonizan la melodía de la canción la cantan y la cantan. Después vuelven a la tribu y se la enseñan a todos sus miembros. Cuando el niño nace, la comunidad se reúne y le cantan su canción. Más tarde, cuando el niño comienza su educación, el pueblo se reúne y canta la canción del niño. Cuando pasa los ritos de iniciación a la vida adulta y cuando contrae matrimonio la persona oye su canción. Finalmente cuando el alma va a dejar este mundo, la familia y el pueblo se reúnen por última vez alrededor de su cama y le cantan su canción. En esta tribu africana hay otra ocasión en la que todos cantan al niño. Si a lo largo de su vida esta persona comete un crimen o un acto antisocial, el individuo es llamado al centro del pueblo y todos formando un gran círculo le cantan su canción. La tribu reconoce que la corrección por la conducta antisocial no tiene que ser un castigo sino un acto de amor y el recordatorio de su identidad. Cuando uno reconoce su propia canción, no tiene deseo ni necesidad de hacer nada que perjudique a los otros.

Tolba Phanen, poeta africana

Algo sobre cantar mantras

Man significa mente y tra significa el calor de la vida. Ra significa sol. Pero esto no importa demasiado, porque un mantra se siente, no se trata de entenderlo. Sintiendo, te conectas con la fuerza que descubres en la vulnerabilidad y es aquí donde se abre una oportunidad para liberarte. Puedes colocar las manos en el pecho mientras cantas y enchufarte al corazón: ¡línea directa!

Un mantra es una canción de amor que destapa cada rincón del alma con su caricia. Y el amor sana, siempre.

Carola Zafarana

Cantante

carolazafarana@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *