Lo mejor del Hitopadesa. Las cuatro metas de la vida.

A continuación hay un extracto tomado del primer capítulo de “El Hitopadesha”, he  hecho una selección de los veintiséis pareados del mismo. Esta es la segunda publicación de una serie de un total de tres artículos.

“Si no se obtiene ninguna de las metas de la religión, el desarrollo económico, la gratificación de los sentidos regulada y la liberación, su vida no tiene sentido, a semejanza de los apéndices que cuelgan del cuello de una cabra”.

Las cuatro metas de la vida

De acuerdo con las escrituras Indias, como los Vedas, el propósito de la vida humana es esforzarse por las siguientes cuatro metas -alcanzar su religión, obtener desarrollo económico, lograr la gratificación regulada de los sentidos, y obtener la liberación. Acorde a ellos, el Señor Supremo ofrece a los seres humanos cuatro tipos de caminos en la forma de shastras (escrituras) para guiarnos así hacia la consecución de estas metas.

El primero entre ellos es Dharma Shastra (Teología y Liturgia), que explica y establece los deberes religiosos de una persona conforme a su edad y naturaleza de trabajo. El segundo es Artha Shastra (Económicas) que dilucida el uso de la ética por parte de las personas mientras adquieren riqueza, a través de medios justos; también aconseja a los gobernantes en la mejor administración pública, y ofrece instrucciones a la apropiada conducta. La tercera guía luminosa es el Kama Shastra (Tratado en sexo) que describe el proceso de gratificar los propios deseos sexuales, sin transgredir principios religiosos. Moksha Shastra es el cuarto Dharma Shastra que describe como obtener la liberación del ciclo de la muerte y de volver a nacer.

Babaji-working_04

Conforme a los Vedas, la duración de la vida de un hombre puede ser dividida en cuatro Ashramas (segmentos) iguales –Brahmacharya (célibe), Grihastha (vida familiar), Vanaprastha (ermitaño y mendicante) y Sannyasa (renunciación). El primer segmento (Brahmacharya) constituye la vida de estudiante, durante la que uno aprende la importancia de las cuatro metas en la vida. Durante el transcurso  de este primer segmento se espera que los estudiantes vivan una vida de celibato en una gurukula (escuela), bajo la tutela de un gurú (maestro). A través del resto de los Ashramas, uno debe practicar la religión, ganar dinero y dedicarse en actividades que gratifiquen sus sentidos, de tal modo que ninguna de las otras tres metas se vuelvan independiente de cada una de los demás.

La meta que demanda el autocontrol

Aquí, me gustaría lanzar luz en el Kama Shashtra  que a menudo es confundido como un medio para fomentar la promiscuidad. Un caso en concreto es el Kama Sutra, un tratado en sexualidad escrito por Vatsyayana. Vatsyayana no prescribe el placer sensual sin restricción ni se opone a él. Una persona que cede excesivamente en el disfrute de los sentidos no se puede esperar que lleve una vida sana y larga. Él, en cambio, prescribe el autocontrol y el celibato durante la vida de estudiante, de modo que sus canales de energía se encuentren exclusivamente concentrados en la adquisición de conocimiento. También explica la importancia de dharma, artha y kama; y concluye que artha es superior a kama, y que dharma es superior a artha.

Bastante soprendente es que Vatsyayana, él mismo, fue toda su vida Brahmachari (célibe) y escribió el libro animando el autocontrol, no el placer de los sentidos. Él declara esto en los concluyentes versos: “Este Kama Sutra ha sido recopilado por mí, mientras observaba celibato y estando en trance, para enseñar la conducta humana apropiada, no apegada el sexo. Aquel que conoce la esencia del Kama Sutra y quién protege el dharma, artha, y kama en sus tratos con la sociedad, se volverá ciertamente jitendriya— un maestro de sus sentidos”.

La meta última

Observando la anterior disertación, Narayana Pandit dice en el Hitopadesha que un ser humano inteligente debe perseguir una o más de estas cuatro metas, conforme a su respectivo shastra. De otro modo, su vida será comparada con los apéndices sin utilidad que cuelgan del cuello de una cabra, y de los que las crías no pueden esperar leche. El propósito de artha y kama, mientras se ignoran las escrituras no le llevarán a la última meta de la vida debido a que, aunque los seres vivos están atraídos por naturaleza a la gratificación sensual, la real meta es volverse libre de ella.

Aún así, el último propósito del sancionado placer de los sentidos es Nivritti (renunciación). Cuando artha y kama son perseguidos conforme a los shastras, pueden ser enumerados como Metas Supremas, ya que finalmente llevan al desapego del cuerpo, de sus subproductos. Esto es en adición al hecho de que al final solo hay una Meta Suprema -la obtención de moksha. Las otras tres metas le capacitan a realizar la cuarta, ajustándolas a sus naturales tendencias humanas.

La quinta meta

Aquí, pienso que vale la pena mencionar a Shri Chaitanya, un devoto del Señor Sri Krishna, quién no obstante es de la opinión de que por encima de estas cuatro metas hay también una quinta, que es la meta más elevada de la vida humana  prema (amor a Dios). Prema trae paz en esta vida y en la siguiente, mientras que las otras metas llevan simplemente a una felicidad temporal, ya que en la siguiente vida debemos comenzar de nuevo otra vez, con todo.

Actualmente, todos están buscando a la persona perfecta a la que amar y por la que ser amado, pero por olvidar al Omnipotente, la fuente del amor, hemos creado muchos objetos falsos de afecto. Sin una relación amorosa con alguien tan perfecto  y digno como Dios mismo, no podemos ser uno con Él y estar felices. Esta propensión a amar se obtiene por cantar los nombres del Señor sin ofensa y bajo la guía de un maestro fidedigno.

Por el Dr. Satyanarayana Dasa, director del Jiva Institute en Vrindavan (India)

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *