El Yoga y los pies

 En el pie esconden algunas claves para aliviar el estrés y mantener el resto del cuerpo flexible. Todos sabemos que el yoga es un trabajo integral, pero si hay pequeñas pautas que podemos ir entrenando mientras estamos en casa o en el trabajo o paseando por la naturaleza.
La próxima vez que vuelvas a casa de compras o de trabajar. Líberate de los zapatos y los calcetines y con los pies descalzos intenta agarrar una toalla y después relaja, realiza estos movimientos varias veces y sentirás que es muy agradable.
El pie contiene 52 huesos y mas de 76 músculos y ligamentos. Más de una cuarta parte de los huesos del cuerpo están en los pies. La mayoría son pequeños y delicados y aun así todos los días cargan con el peso de nuestro cuerpo, equivalente a cientos de toneladas de fuerza.
Constituyen la construcción mecánica más compleja del cuerpo humano y resultan muy importantes para desarrollar sin problemas el  trabajo de andar, correr y saltar.
 Nuestro organismo es una maravilla de la biomecánica vamos a darle la importancia que se merecen. En Yoga la mayoría de los ejercicios, solicitan una determinada postura del pie, esto significa que el pie esta consciente y  tonificado, para poder fortalecer y acondicionar sus músculos, al igual que lo hacemos con otras partes del cuerpo.
Pon la misma atención para mantenerlos vivos que pones en el punto del ombligo consciente o la pelvis estable. Al igual que sucede con los abdominales, se necesita tiempo y práctica para que los pies desarrollen toda su fuerza funcional e integradora, que beneficia a todo el cuerpo.
Hay varios posturas de pies en las clases de yoga, cuando ponemos el pie en punta apuntando sin forzar es un estiramiento  que trabaja los músculos de la parte superior de la pierna, cadera,  glúteos y que al mismo tiempo fortalece y acondiciona los músculos del pie.
Pie en flex. parece fácil, pero cuando solicitamos la flexión del pie desde el talón realizando una retracción con los dedos separados hacia la tibia y tan simétricamente como puedas…La cosa cambia!
Estás fortaleciendo los músculos del pie y pierna creando una alineación idónea y obteniendo con ello una reeducación postural que te va a permitir caminar con mayor eficacia y funcionalidad.
images
Al puntar con el pie. Vamos a intentar estirarlo y arquearlo.
Cuando trabajas la musculatura del pie puedes observas los cambios en rodillas, como tus tobillos vuelven a recuperar su estabilidad, y evitas los esguinces. La cadera recupera su posición neutra y alineada.
Estas posiciones al principio  pueden provocarte calambres y agarrotamiento . Relaja y cuando se desaparezca el calambre, vuelve a intentarlo dirigiendo conscientemente tu respiración hacia el pie.
Los pies nos hablan de como es nuestro contacto con la tierra, con la materia, con nuestras necesidades primarias. Los pies me dicen si estoy siendo consciente del camino que estoy recorriendo y hacía dónde me lleva.
Muchas veces me he preguntado ¿cuando surgen problemas en los pies debo cambiar de dirección…?
info@yoguiola.com
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *