Integración de vida

YoguiInspiración

Integración de vida

Constelaciones familiares y Mindfulness

  • Permanentemente sentimos la sensación de que yo estoy aquí y la vida está allí, fuera de mí.

    Esta sensación de separación con la vida es reforzada cada día por nuestro entorno, por la sociedad, sistemas de educación, instituciones religiosas, etc.

    Podemos sentir esto también con la naturaleza, cuando miramos el océano, los árboles, los pájaros, y también podemos sentir muy profundamente la separación de uno mismo en nuestras relaciones con nuestros amados, mujeres, hijos…

    Esta sensación de dualidad trae consigo la consecuencia de una permanente insatisfacción. Constantemente sentimos que cualquier cosa que hacemos no se siente plenamente ni nos trae contento. Nunca llegamos al clímax. Siempre hay un deseo de más, o de otra cosa, o algo mejor.

    Constantemente trabajamos en nosotros mismos para perfeccionarnos y para encajar.

    Cuando empezamos a darnos cuenta de que la separación nos enferma mental y físicamente, es el momento de empezar a mirar un poco más profundamente, quizás dejando que surja la pregunta: ¿qué sucede?

    Con una reciente investigación en la que se utilizaron diferentes métodos, por ejemplo constelaciones familiares y meditación, descubrimos que esta sensación de sentirnos extraños con nosotros mismos y con el mundo, no ha estado ahí siempre.

    En nuestra primera infancia no estábamos separados de nuestro cuerpo y sensaciones, nos sentíamos felices y contentos, energéticos, vivos e íntegros. En una constante aventura. La vida era mágica.

  • Cabe destacar que cuando somos niños la educación es muy importante para nosotros, nos da la sensación de seguridad y de pertenecer. Dependemos de la familia para nuestra supervivencia. Necesitamos saber quién es el padre y la madre, quién pertenece a la familia y qué lugar ocupamos en el núcleo familiar.

    Todo ello nos ofrece la sensación de seguridad interna y de paz externa, pudiendo crecer y aprender desde nuestro propio centro y espontaneidad, pudiendo así desarrollar nuestro propio ser sin división.

    En el caso de que el ambiente familiar hubiera sido inseguro, ambivalente, inestable, el niño no pudo establecer enlaces seguros y desarrollar el sentido positivo con la vida. La vida se vuelve insegura y una aventura peligrosa, el sentido de protección y apoyo no ha sido integrado física y emocionalmente. Todo ello le lleva a aprender y a usar toda esta energía para encajar en el mundo, peleando y negándose a sí mismo.

    Las sensaciones que todo esto trae son la dependencia, la inseguridad, el no ser capaz, el no ser valorado, el colapso interno, la falta de energía, de cansancio.

    Son sensaciones que, algunas veces, en nuestra vida adulta son sentidas y repetidas, creando viejos patrones, los cuales se expresan en nuestras relaciones, donde muchos de nosotros sentimos que dependemos del otro pareciendo que no podemos sobrevivir sin él.

    En estas sensaciones y en el sentido de quiénes somos realmente, ya que somos adultos que sabemos cómo cuidarnos, cómo amarnos, qué hacer y cómo hacerlo siendo independientes, las preguntas que pueden surgir son: ¿realmente dependemos del otro? ¿Voy a morir sin el otro? ¿Somos incapaces?

Satyarti
Constelaciones familiares y mindfulness
centrosatnam@gmail.com