Yoga y menstruación

Yoga y menstruación

 

  • En la mayoría de las ocasiones, realizamos una práctica de yoga sin tener en cuenta las diferencias existentes entre hombres y mujeres. Las mujeres tenemos unas necesidades específicas en función de: si estamos en la fase menstrual, en la de premenstruación, postmenstruación, ovulación, embarazadas, con la menopausia o postmenopausia… En este artículo vamos a hablar de las particularidades de la mujer según el momento del ciclo menstrual y, de forma breve, daremos unas pautas de cómo adaptar la ejecución del yoga a este fin.

    MaryA2

    Es una postura óptima para la mujer, en cualquier momento del ciclo, menstruación, premenstruación, ovulación…

    En la sociedad patriarcal en la que vivimos, prima el enfoque masculino. Un ejemplo es en el área de los deportes. Muchas veces los buscamos de modo que prevalezcan la competitividad, la velocidad, los logros, incluso la emoción por el riesgo, y está muy bien, es óptimo para muchas mujeres en momentos determinados, pero no siempre. ¿Has probado a nadar desde la lentitud, desde el saborear cada brazada, coordinando lentamente los movimientos hasta sentir que el agua y tú sois uno, y ya no sabes si respiras dentro o fuera del agua? ¿O a moverte en bici lo más lento que puedas sin perder el equilibrio, disfrutando de cada pedalada y del paisaje? Lo triste es que todos los deportes premian al que llega antes, al que bate un récord de tiempo, pero ¿acaso premian el sentirte uno con el medio, el deleite, el entrar en meditación profunda mientras lo llevas a cabo?

  • Si esto no resulta adecuado en el ámbito deportivo, menos lo es para el ámbito del yoga que, lejos de ser un deporte, es una filosofía y un modo de vida. La realidad es que la mayoría de secuencias de asanas del Hatha yoga, fueron y son creadas por hombres y para hombres o por mujeres muy arraigadas al patriarcado, sin tener presente las diferentes características de la mujer. La luna tiene gran influencia en nosotras. La energía de la luna rige el flujo de los líquidos, incluso el ciclo de ovulación y el flujo del líquido menstrual. Las mujeres somos cíclicas y no podemos pasar este hecho por alto, es evidente que lo ideal sería que tomáramos un tiempo para verificar desde la experimentación qué nos ayuda y qué no.

    Desde el punto de vista del Ayurveda, que es la ciencia de la vida, ciencia milenaria de la India que se ocupa de la salud, el momento de la menstruación es un momento de predominio de la dosha Vata y apana (subdosha de Vata responsable de la eliminación). Durante la menstruación aparece una mayor introspección, necesidad de descanso, lentitud en los movimientos, quietud. Es buen momento para eliminar apana (desechos, toxinas) con lo que la sangre se purifica. Así pues, durante la menstruación parece más interesante respetar el proceso realizando posturas restaurativas, posturas yin como Supta Baddha Konasana, Supta Virásana, posturas que generen espacio en el útero, posturas de pie con apoyos, no realizar torsiones intensas que compriman el útero y produzcan calor, ya que en la menstruación ya se genera calor y es mejor no potenciarlo, no realizar invertidas que evitan el flujo natural de apana, tampoco hacer Uddiyana Bandha, o nauli y por supuesto, como estamos con mayor necesidad de interiorización, la meditación y los pranayamas refrescantes son adecuados.

  • En el momento de la postmenstruación y la ovulación predomina Kapha, nos encontramos en una etapa vital, repletas de vigor y energía, flexibilidad y juventud, y podemos realizar prácticas más yang, más intensas que hagan salir a Kapha de su inercia. La ovulación nos mantiene llenas de energía y fuerza, aunque no estamos tan dinámicas. Es un momento que depende mucho de cada mujer, algunas ni la perciben, otras están más sensibles. Para adaptar una sesión de yoga adecuada a este momento podemos activar la escucha interna.

    Durante la premenstruación predomina Pitta. Podría aparecer irritabilidad, frustración e ira, y en ese caso nos ayudaría practicar asanas invertidas, posturas supinas y pranayamas que enfríen a Pitta, evitando posturas que compriman el útero, como torsiones intensas.

    Yoga y menstruación 2

    Prasarita Padottanásana con soporte. Por ser una postura semiinvertida y con apoyo bajo la cabeza es recomendable en la premenstruación.

     

  • Yoga y menstruación

    Raja Baddha Matsyendrásana. Un buen momento para hacer torsio- nes es en la postmenstruación.

    Añadiremos que muchas disfunciones o enfermedades relacionadas con el ciclo menstrual comienzan a sanarse al aceptar nuestra feminidad, y el yoga desde el autoconocimiento nos ayuda a amar nuestra naturaleza. En resumen, se trata de adaptar la práctica a nuestro momento vital y para esto no hay nada mejor que escucharnos, seguir explorando en nosotras para percibir lo que necesitamos en cada momento, y no hacer yoga de forma automática.

    Nota: no utilizamos el yoga como una terapia, si no que adaptamos posturas más adecuadas a cada momento del ciclo menstrual.

     

    Ma Ángeles Sánchez Riera, Profesora de hatha yoga, yoga para el embarazo, kundalini yoga. www.mariangelesyoga.com
    Fotografías: Cecilia Cristolovean http://cecillephotography.com/