Aterrizando en la primavera

Aterrizando en la primavera…

img_poemas_para_la_primavera_7346_orig

Nos han dicho que desde el día 21 de marzo ya estamos en primavera y eso en realidad lleva un proceso de unos 15 – 20 días, y dependiendo del año va cambiando.

Lo podemos saber observando la naturaleza y sobretodo la vegetación. En la ciudad, donde hay pocos árboles y la mayoría son de hoja perenne, no se aprecia esta transformación. Sin embargo, en el campo se puede ver como de un día para otro el paisaje es totalmente diferente. Como una higuera de un día para otro saca unas púas verdes en la punta de sus ramas, y al día siguiente ya tiene una hoja por rama y al siguiente 2 hojas en cada rama, y en cuestión de 20 días la higuera ya hace sombra. Es una maravilla de la naturaleza, deseo a todo el mundo que tenga la suerte de disfrutar de esta experiencia de observar el tránsito del invierno a la primavera en el mundo vegetal. Es una explosión de colores y formas.

Este proceso ocurre también en el mundo animal cuando buscan el apareamiento, y en el mundo de los humanos en forma de depuración interior. Digamos que lo podríamos comparar con una presa. Durante el invierno está cerrada para recoger la mayor cantidad de agua posible, y en estos 15-20 días se abren las compuertas para que el agua llegue a todos los rincones. Además, este “agua” sale con gran presión y limpia todo lo que haya estancado por las “acequias”

Ahora ésta energía es ascendente y va hacia fuera, nos ayuda a sacar. Por eso hay personas sacando mucosidad, con dolores de cabeza, con malestar estomacal, personas que orinan más de lo habitual, problemas en la piel… incluso se potencian las alergias (hay hipersensibilidad al estar el organismo más expuesto) y los dolores de espalda (ya que por la espalda pasa el meridiano de la vejiga cargado con toda su toxicidad).

También veremos que ahora hay mucha gente que está más sensible, con ganas de llorar, o que los enfados salen con más fluidez… Es momento de esto, déjenlo salir.

Para ayudar en este proceso al organismo podemos hacer un ayuno. Al aprovechar la inercia de la naturaleza nos será más fácil que en otros momentos, aunque hay que decir que hacer un ayuno siempre es duro. Potenciar esta inercia con una fruta puede estar bien, aunque vamos a intentar que sea una fruta que tenga una energía armonizadora, como por ejemplo la manzana. Y la vamos a compensar con la zanahoria para que nos permita enraizar y que fluya el drenaje. Además, los baños de sol son extraordinarios en los procesos de ayuno ya que el sol energiza el agua de nuestro cuerpo y nos calienta. Si hacemos una lavativa de infusión de tomillo en ayunas con agua tibia, tendrá un efecto desinfectante y ayudará a nuestro intestino a que suelte desechos viejos y lo proteja.

Practicar ejercicios de respiración profunda, paseos por la naturaleza, recibir un masaje ayurveda, hacer yoga suave, meditar y disfrutar de baños de vapor con hiervas expectorantes, hará que la depuración sea mucho más completa.

Lo ideal es hacerla durante 3 días, y si queremos rizar el rizo como éste sábado día 4 de abril es luna llena una opción interesante sería hacerla viernes, sábado y domingo; o sábado, domingo y lunes. Aunque lo más importante es que estemos tranquilos. Es necesario tomarse estos días de relax y no tener ninguna obligación porque necesitaremos un baño cerca.

El primer día son muy habituales las visitas al baño. El segundo día aunque sigas yendo al baño verás que es más llevadero, y el tercer día lo normal es que sólo expulses orina.

PROCEDIMIENTO:

1. El día de antes cenas sólo verduras al vapor, un caldo de verduras o un licuado.

2. Los tres días de ayuno: Te levantas y te lavas bien la boca. Seguidamente tomas un vaso de agua tibia y un segundo vaso de agua tibia con limón, unas gotas de jengibre y miel. (Opcional) Vas al baño y te haces la lavativa de tomillo, añadiendo a 2litros de agua tibia una taza de infusión de tomillo colada. Utilizas un irrigador de farmacia. Empiezas a tomar un primer licuado de 2manzanas y 4 zanahorias. Cada media hora aproximadamente alternas un vaso de agua con un vaso de zumo mientras tengas hambre. Lo normal es tomar unos 2 litros de agua sola (8 vasos) y 2 litros de zumo (8 vasos) al día. Aunque cuando estés haciendo alguna actividad o durmiendo puedes saltarte lo de la media hora. Durante estos tres días no comes nada, sólo tomas este licuado, agua y el agua tibia de la mañana. Es probable que el último día necesites menos cantidad.

3. El día siguiente al ayuno toma cosas ligeras como verduras al vapor o en crema, arroz integral, leches vegetales. El segundo día al ayuno puedes volver a tus hábitos alimenticios aunque te aconsejo que sean digestiones fáciles.

En nuestra cultura ésta costumbre de ayunar está olvidada en la mente consciente. En la memoria del cuerpo sigue activa la inercia de desintoxicar, drenar y curar el organismo mientras nosotros ayunamos. Aprovecha la inercia de la naturaleza, de la luna, del mundo vegetal, de tu cuerpo… y aterriza con ligereza en la primavera.