Kathak, un encuentro entre el cielo y la tierra

Kathak, un encuentro entre el cielo y la tierra

Kike Tarrasó empezó a muy temprana edad a bailar clásico. Debido a unas hernias en la columna vertebral dejó la danza y este suceso le llevó a la música rock, a la que se dedico profesionalmente durante muchos años. Ayudándose del Shiatsu para poder sobrellevar sus lesiones de espalda y profundos dolores. La música le acercó al yoga y la meditación, disciplinas en las que se formó. El yoga tenía implícita una música y editó algunos discos de mantras. Profundizando más descubrió que había una forma musical distinta a la que conocemos en Occidente. Esta Música procedente de la India se llama Raga y sus ritmos se llaman Tala. Empezó a estudiar esta ciencia que le dió a conocer el Kathak. Ha sido un círculo completo desde los 17 años hasta ahora, treinta años después vuelve a bailar, lo que era su pasión inicial.

YO: ¿Kike, qué es el Kathak?

K T: El Kathak no sólo es un baile, también es una expresión de otro tiempo. Nace en el periodo druida antes de los Vedas, en India, miles de años A.C. y se acrisola durante la época Védica. A través de la música, un toque y un baile, era la forma que tenían de exorcizar a nivel emocional y espiritual lo que ocurría en la época. Es en el período Ario dónde se fusiona con el yoga, que le dota de una serie de movimientos físicos que lo estilizan y dan profundidad.

El Kathak genera dos reinos: El reino del cielo a través de mudras (gestos de las manos) y los hastacks que son unos movimientos a través de las diagonales de los brazos. El reino de la tierra lo trabaja marcando el ritmo con los pies descalzos. Los movimientos van en las 8 direcciones de la geometría sagrada, dibujando un mándala sagrado. El Kathak tiene poder transformador.

YO: ¿Cómo descubres el Kathak?

K T: Hace cuatro años empecé a indagar en el Raga y apareció el Kathak. Después de mucho buscar encontré al maestro Fasih Ur Reman, premio nacional de danza en India, una maravilla. Pertenece a la Gharana de Lucknow, una de las más representativas de India. Hay muchos tratados sobre Kathak, pero no hay un patrón escrito, el maestro cuando lo es, genera el método para los alumnos conforme a lo que ellos pueden entender.

Quien no valora los procesos no puede estudiar Kathak. Hay que repetir muchísimo, es una disciplina antigua, un cambio de mentalidad. Nosotros entendemos la música con acordes, con un principio y un final, tres minutos y a otra cosa. Queremos hacer un año de formación, tener una certificación de algo y esto no es así. Tenemos demasiada prisa para todo.

YO: ¿Encontrar el entusiasmo en una disciplina tan alejada de nuestra cultura actual, parece tarea ardua, no es así?

K T: Nosotros, aquí en occidente, generamos emociones a través de la música. He sido músico durante muchos años y aquí se trata de emocionar al público a través del baile y de la música… y eso es bonito, pero esta música es todo lo contrario, trata de quitar la tiranía emocional de un lenguaje emocional. Nosotros podemos ser conscientes de la emoción que tenemos a través del yoga, y domesticarla, pero no se desarraiga ya que esta tiene un lenguaje propio. La música y la danza son un lenguaje apropiado para que la emoción se exprese y se libere.

YO: ¿Actualmente aquí en España se organizan cursos, puedes encontrar clases regulares?

K T: En España Fasih imparte cursos de aprendizaje que yo le ayudo a organizar, y luego yo comparto las clases de repaso, estoy certificado por Fasih Ur Reman de la escuela de Lucknow para poder impartir las clases regulares aquí en España.

En Valencia hay cursos que se realizan a través de A.V.A.M.U.N.T. (Asociación Valenciana de Musicología del Norte de la India), Asociación creada para servir como vehículo cultural e informativo del Kathak.

YO: Claro, ¡tú puedes entrar ahí de manera tan fluida por toda tu trayectoria vital!

K T: Veía la dificultad cuando mi Gurú u otros músicos muy buenos intentaban transmitir la técnica pero no podían ser entendidos, ni facilitar el cómo. Fue ahí dónde entendí que gracias a mi trayectoria vital la gente entendía muy bien la técnica conmigo.

De esta manera lo difícil se convierte en algo posible y aquí he encontrado un huequito para estar. Encontré todos los elementos que han impregnado mi vida, la música, la danza, la me- ditación y el yoga.

Kike Tarrasó

Instructor de kathak , Coordinador de Lahore-Luknow gharana en Valencia y Presidente de la Asociación Valenciana de Musicologia del Norte de la India ( Avamun) www.avamun.org o info.avamun@yahoo.com

IMG_2568 copia

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *