¿Por qué el mundo educativo necesita profesores yoguis?

¿Por qué el mundo educativo necesita profesores yoguis?

Practico yoga desde hace ocho años y lo enseño desde hace cinco, el mismo número de años que tengo de experiencia como docente de secundaria, a pesar de que la vocación llegara a mi hace 10 años.
Nunca pude haberme imaginado haciendo yoga, siempre practiqué deportes aeróbicos y muy dinámicos, por lo que el momento en el que me vi lesionada e imposibilitada para hacer lo que había hecho durante veintisiete años, lo recuerdo como un reto que me costó superar tres años sin actividad física alguna con el consecuente desgaste emocional y energético.
Si, llegué al yoga por y con lesiones y lo que descubrí es una herramienta de autoconocimiento que me da, cada día, posibilidades
infinitas de ser mejor persona a través de la práctica dentro y fuera esterilla. ¿Educamos para crear un mundo mejor o, al menos, diferente? Entonces eduquemos desde el cambio que SOMOS o podemos SER a través del YOGA.
¿El yoga sale de la esterilla? Si ¿Cómo? El yoga es mucho más que posturas o asanas, es mucho más que om, o respiración, el yoga también tiene una filosofía milenaria y «normas» que dirigen la práctica: son los yamas y niyamas. El yoga requiere de una ACTITUD, eso que tanto se nombra en las conferencias que apuestan y promueven un cambio del sistema educativo, y esa actitud se consigue con la práctica y la introspección que nos ofrece el YOGA con letras mayúsculas. Comentamos que los profesores han de implicarse, ser humildes, escuchar al alumnado, mejorar la comunicación con los compañeros de profesión y personal no docente ¿y cómo se hace todo eso si nadie nos enseñó cuando éramos niños? Es necesario un cambio personal y, mi propuesta para ese cambio es la práctica del yoga.

Aprendemos por modelado y es difícil enseñar algo como la gestión emocional o los valores sino es desde la práctica: dentro y fuera de la esterilla, dentro y fuera del aula. Podemos apuntarnos a cursos intensivos y filosofar compartiendo con colegas de la misma vocación, pero el sistema educativo necesita una transformación tangible que llegue por igual al alumnado, familias y personal docente y eso puede hacerse con la práctica de yoga y la meditación. Herramientas y recursos para tod@s, al alcance de tod@s ya que la esencia de toda práctica reside en nuestra respiración, está dentro de nosotros.

«Yo no creo en eso» es la primera resistencia mental que aparece cuando alguien nos comenta que el yoga y/o la meditación le está ayudando o cambiando la vida… Sin embargo, el yoga no es algo en lo que haya que creer, el YOGA se practica dentro y fuera de la esterilla, y la EDUCACIÓN la necesita dentro. ¿Cuantos tipos de yoga hay? ¿Existe un yoga para cada persona? Eso lo veremos en el siguiente post.

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *