¡Cambia tu futuro!

¡Cambia tu futuro!

Fotografías de Cecilia Cristolovean, www.facebook.com/yogaandphoto

Todo podría ser diferente en el presente si tan sólo una cosa hubiera sido distinta en nuestro pasado, la manera en que percibimos y vivenciamos una experiencia basada en nuestro sistema de creencias. Lo que sentimos sobre la experiencia es lo que crea nuestra realidad y nuestro modelo del mundo. Para el cerebro no supone ninguna diferencia si algo pasó de verdad o no, no importa si un suceso fue real o imaginario, lo que se grabará en nuestra memoria es cómo nos hizo sentir. Así que el Subconsciente almacenará todos los datos suficientes para no volver a pasar por esa experiencia que un día nos hizo sufrir, ante todo su misión es preservar la vida.

La mente Consciente dirige nuestros pensamientos y reacciones en Tiempo Presente, y tiene el poder de suprimir aquello sobre lo que no queremos pensar o reaccionar, sin embargo esto sigue viviendo en el nivel Subconsciente. Sólo porque decidamos negar experiencias pasadas, no impide que éstas determinen reacciones en Tiempo Presente. 

El recuerdo más temprano de una emoción dada (dolor, miedo) sirve de base para todas las repeticiones posteriores de esa emoción, que se alojan en una posición del cerebro. Cuando un suceso en tiempo presente provoca esa emoción, respondemos en base a la suma total de esos recuerdos. Por eso, sucesos aparentemente insignificantes pueden producir una reacción emocional sorprendente, en segundos puedes ver cómo se transforma la expresión de la cara, la postura del cuerpo, el tono de voz y la actitud. Mientras el estresante continúa nos comportamos de acuerdo con ese recuerdo.

La memoria no es solo mental. La experiencia del pasado es fijada y retenida por las neuronas que actúan en ese momento. Todos los músculos, nervios y tejidos que participaron en esa experiencia fueron afectados, y a su manera, “recordarán”.

Con Kinesiología podemos cambiar y cambiamos el pasado, o mejor dicho, la percepción que tenemos de él y al hacerlo, cambiamos el presente y también el futuro. Podemos identificar las emociones, creencias y comportamientos exactos que te separan del estado que deseas tener para conseguir tus metas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *