VIVE LOS AÑOS Y OLVIDA LAS CIFRAS

VIVE LOS AÑOS Y OLVIDA LAS CIFRAS

Lillan es de esas mujeres que consigue que todo se torne más ligero y fácil cuando estás a su lado. En una edad en la que según ella dice que “parece que hayas vivido varías vidas en una”. Donde las relaciones son auténticas y ya no padeces la carga del debo y eres capaz de decir no quiero, con mucha educación. Ella es un alma libre, y esto, lo percibes al segundo de estar cerca de ella.

YO: ¿Cuándo empiezas a interesarte por el Yoga?

L.O: Conocí a mi primera profesora de Yoga en el noventa y cuatro, se llamaba Teresa Sánchez y estuve con ella seis años. En esa etapa hice varios retiros y en uno de ellos conocí el mundo del Ayurveda de la mano del Dr. Kamlesh, de origen hindú, que me introdujo en esta disciplina dándome nociones básicas.Con el yoga y el Ayurveda obtuve herramientas que me hicieron sentir arropada, poco a poco fui tomando las riendas de nuevo. Luego mi vida dio muchas vueltas. Los últimos veinte años he estado viajando sola por temas laborales y el yoga ha sido como mi pasaporte, siempre en mi equipaje.

lillan imagen 2

 

Hace unos seis años paseando por mi barrio descubrí un local con unos pantalones muy bonitos de los que me enamoré y entré ¡me estaban enormes!Pero así fue como establecí mi segunda conexión con una escuela de yoga, desde entonces ya no he dejado de recibir clases, deseo seguir para experimentar diferentes tipos de yoga, es un aprendizaje continuo.

YO: ¿Te acercaste a este mundo por necesidad o por curiosidad?

L.O: Buena pregunta, déjame que lo piense… Fue una mezcla, estaba pasando por una separación matrimonial, llevaba un estilo de vida que quería dejar atrás y empezar de nuevo, descubrir nuevos horizontes, pero me sentía muy abatida. Descubrí una manera de relacionarme distinta a la que conocía, la oportunidad de entrar en contacto con personas bonitas y diferentes a las que estaba habituada en el mundo de los negocios ¡ojo que también las había maravillosas en el sector empresarial! pero con otras formas y actitudes. En mi escuela de yoga he encontrado un lugar de reunión, nuevas amistades y experiencias que han aportado mucho a mi vida como conocer a las fantásticas chicas de la asociación Arunai.

YO: ¿Qué cambios se han producido desde que empezaste?

L.O: Cambios varios, entre otras personas maravillosas conocí a Ana Fuertes, que estaba organizando un viaje para pasar las Navidades en un Ashram en Rishikesh. En éste viaje coincidí con una antigua amiga del mundo empresarial, Maribel y con Raquel. Cuatro mujeres, fue fantástico. Llevaba tiempo deseando viajar a India y en éste viaje tuve mi primera experiencia saboreando las indicaciones del Dr.Kamlesh. Cuatro meses antes había cortado con una serie de costumbres importantes, como dejar el tabaco (aunque a los 92 retomaré ), y el hecho de dar ese paso y encontrarme allí, fue un punto de inflexión que marco de nuevo mi existencia.

YO: Una cosa que me sorprende de ti es el brillo de tus ojos, la capacidad de asombrarte, tu entusiasmo contagioso, las ganas de hacer y ver, como se asoma la niña curiosa que llevas dentro en cualquier circunstancia, incluso en momentos duros y terribles…

L.O: Obstáculos tenemos todos, y en los altibajos me digo: “step by step”, éste es el ejercicio. Si alguien que esta pasando por un momento delicado no sabe por dónde tirar y me pregunta, le digo: el yoga no te va a resolver los problemas, pero te va a ayudar a focalizarlos, alivia mucho el peso.

lillan contraportadaYO: ¿Que aporta el yoga a tú vida?

También mi forma de alimentarme ha cambiado, he tenido y tengo la suerte de estar cerca de profesionales de diferentes ámbitos y esto ha sido la clave para poder llevar a cabo dichos cambios.De hecho, acabo de llegar de un curso de Cocina Macrobiótica en el Sur de Francia en el que durante diez días he reseteado y ampliado mis conocimientos sobre nutrición.Hay que probar diferentes tipos de yoga y también profesores, pues cada uno te aporta cosas distintas, y éste es uno de los motivos que me ayuda a recuperar las fuerzas, probar cosas nuevas.Hay que seguir adelante y dar las gracias siempre.

YO: ¿Lillan, cómo vives el hecho de ir cumpliendo años, se nota el peso de lo vivido?

L.O: Todo lo contrario cariño, me encuentro con muchísima energía, sigo con mis inquietudes, eso si, con bajadas y subidas como todo el mundo. Los años no hay que tenerlos en cuenta, hay que vivirlos y no pensar en las cifras. La edad no tiene nada que ver con la alegría de vivir, este es tema de: Corazón-Espíritu.

Lillan Ortiz

Interiorista

FaceBook: Lillan Ortiz

Fotografías: Cecilia Cristolovean

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *