Mi camino a través del Yoga

Mi Camino a través del Yoga

Empecé a practicar yoga como muchas otras personas, por una recomendación médica. Mi escoliosis lumbar estaba en pleno crecimiento y me aconsejaron practicar natación y/o yoga para impedir que fuera a más la desviación de mi columna. Como desconocía por completo que era eso del yoga comencé por la natación.

IMG_7105

Una vez ya en la universidad vi que ofertaban yoga como posible deporte a practicar. Empecé con cierto rechazo, pues mi creencia del yoga era la de un montón de gente tirada en el suelo meditando (entonces, ¿cómo iba a ayudar eso a mi espalda?) o la de un grupo de personas que cantaban cosas raras, un poco como una secta pensaba. Lo que hace el desconocimiento. Pensamos directamente en aspectos negativos, falacias inventadas  nuestro camino, nos da miedo probar algo nuevo.

Mi sorpresa fue muy positiva, ya que desde el primer día me encantó. Guiada por una gran profesora entré de lleno en la práctica del kundalini. Nunca en mi vida había sido tan consciente de mi respiración, de mis músculos en tensión, de mi flexibilidad recuperada, de mi cuerpo, como un vehículo transportándome por esta caótica vida.

 

Realmente me di cuenta de que tenía una concepción totalmente equivocada del yoga, de los mantras, de las enseñanzas, etc. Todo un manto oscuro cubría este ejercicio, y de un plumazo vi la realidad, la luz que realmente envuelve a este estilo de vida.

Una luz radiante, que envuelve todos los aspectos de mi vida actualmente. Una no debe de quedarse en “hago yoga dos veces por semana y listo”. No, la actitud yogui es completamente distinta. El yoga es vida, el camino por recorrer, el camino andado y el camino que llegará. Es tu granito de arena en un movimiento, en el cambio, en la catarsis. Es tu abrazo a un desconocido, tu mirada en otra persona, tu calma, tu serenidad.

IMG_7117Puede que empezará a practicar yoga por mi espalda, pero actualmente no cambiaría todo mi recorrido realizado en esta disciplina, desmenuzando cada movimiento de mi cuerpo al torsionarse, al estirarse, cada mensaje transmitido por mi maestra, cada enseñanza aprendida, cada pequeño detalle que vivo, y sobre todo, la conciencia plena a vivir el presente, a vivir la vida, viviéndola bien, sea lo que sea, pero aquí, ahora, y con los pies anclados en la tierra.

Así me inicie en esta práctica de vida, en este camino de reflexión y autoconocimiento, en una disciplina que intento que guié mi camino junto a una consciente respiración desde hace ya siete años y que espero seguir disfrutando durante muchísimo tiempo.

Puede que empieces a hacer yoga por practicar más deporte, por ganar elasticidad, por algún  consejo de una tercera persona o por alguna dolencia… Pero siempre te acabaras quedando por otras razones. Tú eliges las tuyas.

Esther Moreno

Alumna de Kundalini Yoga

Escritora y Economista

el cascabeldelgato.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *