PRATYHARA, EL CONTROL DE LOS SENTIDOS

PRATYAHARA, EL CONTROL DE LOS SENTIDOS

 

El reconocimiento de la parte animal del ser humano, de la inconsciencia, un vez hallada podemos pasar a explorar el *supraconsciente, la parte divina que todos tenemos. Vamos como vaca que pace de un lado al otro, me encuentro con un estímulo agradable, me quedo y lo disfruto. Me encuentro con un estímulo desagradable lo evito…Así se producen los estados de ánimo, los sentimientos y las ideas que obedecen al capricho de las circunstancias.

Pratyahara es el comienzo de esa búsqueda. Empezamos a disciplinara los sentidos a fin de alcanzar mayor independencia y libertad en nuestros pensamientos y percepciones( Cuando hablamos de libertad, nos creemos muy independientes, pero la realidad es que somos esclavos de los gustos y disgustos que conforman nuestras vidas, del café con leche de la mañana, de cotilleo con las amigas, del….que al llegar a casa me relaja. Y así la lista interminable de pequeños grilletes diarios que nos encadenan).

shiva copia

Por eso en la mayoría de los ejercicios de yoga cerramos los ojos y buscamos un entorno tranquilo, de manera que podamos llevar la concentración sobre nuestro cuerpo y sobre nosotros mismos, sin permitir que nos distraigan los sentidos.

Reaccionamos también ante la imágenes interiores, a los recuerdos de la memoria o la fantasía. Pratyhara considera estas causas de distracción con mucho mayores que las sensitivas a través de los ojos, la lengua, los oídos y la piel.

En lugar de represión, trasformación de los pensamientos negativos en positivos, pasando a cultivar con paciencia y esmero la ecuanimidad y la justa medida. Podemos conservar y potenciar la espontaneidad, sólo que ahora bien dirigida, gozamos de nuestras cualidades como antes gozábamos de nuestros vicios (adicciones , defectos, fallos, o mala calidad de las acciones ).

 Pratyhara no implica la renuncia a los sentidos externos, sino en hallar en el propio pensamiento las pautas negativas que nos llevan de nuevo a la conducta de la vaca, me gusta-no me gusta. En este proceso la meditación es imprescindible. Elimina las tensiones que pesan sobre el ánimo. La mente se sosiega y cobra claridad.

Extracto del Manual de Kundalini Yoga de Satya Singh, pequeños comentarios YoguiOla

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *