Maestro Dokusho Villalba, Budismo Zen

Maestro Dokusho Villalba, el Zen  en la plaza del Mercado

Zen en la plaza del mercado, es el título de uno de los libros escritos por el maestro budista Zen Dokushô Villalba. Para una persona que desconozca el significado de la palabra Zen, se reduce a una mera moda estética un tanto snob, nos dice Dokushô Villalba, con una pincelada de humor libre de sarcasmo.

El Budismo Zen es una tradición de despertar espiritual, que ha sido fielmente transmitida de maestro a discípulo, generación tras generación. Tiene su origen en el Buda histórico Sakhyamuni, y ha crecido a lo largo del tiempo desarrollando diversos linajes.

DokhusôEn el siglo XIII se introduce en Japón, y es en el siglo XX, en el año 1967, cuando el maestro Taisen Deshimaru Roshi lo trae a Europa y a Francia; es en Paris donde Dokushô Villalba comienza a recibir las enseñanzas: en1978 recibe la ordenación de monje zen y viaja a Japón para continuar recibiendo las enseñanzas.

Tras diez años en Japón, en el año 1987, recibe la transmisión de Dharma. Este es un dato histórico, el hecho de que Dokushô Villalba es el primer maestro zen de la historia de España, y el Monasterio Zen Luz Serena el primero en la historia española.

El Zen se caracteriza por la devoción a la práctica de la meditación, ese es el rasgo distintivo, no se basa principalmente en el estudio intelectual de los textos sagrados, sino en la transmisión de la experiencia de persona a persona, de corazón a corazón.

El budismo Zen viene desnudo de todo envoltorio que pueda recubrir a la esencia. Busca quedarse con la perla de la enseñanza, nada tiene que ver con el budismo étnico, cultural o antropológico que corresponde a determinadas culturas.

Religión, en el sentido primordial del término, viene de “religare”; volver a unir algo que antes estaba unido pero que se ha separado. “La religión es toda práctica que vuelve a unir al Ser Humano con la totalidad de la vida”. Es el mismo sentido que Yoga, yoga es unión, lo que une al ser humano con la totalidad.

 

En ese sentido, el Zen es religioso y espiritual, pero no materialista. No es una espiritualidad espiritualista. No hay contraposición de lo espiritual con lo material, con esa dualidad tan occidental en la que lo espiritual es puro y lo material sucio o impuro.

El budismo está basado en el no apego, éste es uno de los preceptos que reciben los budistas laicos y monjes. El ser humano come, bebe, se protege de la intemperie, y viviendo en el mundo en el que vivimos, en el que el dinero es la moneda de cambio, no puedes estar fuera del circuito, lo usamos sin apego.

Actualmente el maestro Dokushô tiene establecida su residencia en el Monasterio Budista Zen Luz Serena, fundado por él mismo, el primer monasterio budista zen de la historia de España que el pasado mes de mayo cumplió 25 años.

Éste se constituyó y se mantiene gracias al trabajo, la entrega y la devoción, no sólo de sus residentes, sino de muchas otras personas que creen en la necesidad que cubre y deciden aportar capital para el sostén de la comunidad, de manera completamente altruista, no habiéndolo muchos de ellos conocido.

“Ha sido un gran ejercicio de paciencia, hemos estado muchas veces a punto de tirar la toalla, porque no podíamos seguir adelante, pero había un punto en el que las circunstancias se volvían favorables. Llegaban donaciones, durante 25 años por aquí han pasado miles de personas: el entusiasmo y el trabajo de todos ellos nos ha ayudado a seguir adelante”, afirma el maestro Dokushô.

La comunidad se constituye de monjes y monjas budistas que ya han completado la formación y están plenamente ordenados, y laicos, que son la mayor parte.

Hay distintas maneras de estar aquí. Algunos lo han tenido muy claro, han vendido todo lo que tenían y se han construido una casa, en régimen laico.

También existe el voluntariado, personas que vienen a pasar seis meses o ciclos de semanas; participan completamente en la práctica de la meditación, de las enseñanzas y ayudan a mantener el monasterio.

Por otro lado, están los novicios; ellos cumplen un periodo especial de tres años de formación, hacen voto de celibato y pobreza. Es necesario vender todas las posesiones, deshacerse de todo para hacerse monje o monja, están completando el proceso y tienen su propio régimen.Atención plena

Es como una permacultura donde conviven distintas especies de plantas creando un ecosistema.La comunidad se subvenciona con donaciones, por las aportaciones que hacen las personas que vienen a pasar el fin de semana y por el alquiler de espacios para la realización de talleres y cursos.

También están los miembros benefactores, que a veces ni siquiera practican ni vienen por aquí, pero que consideran que es un proyecto al que hay que apoyar. Y las campañas especiales puestas en marcha cuando surge alguna necesidad, como por ejemplo la más reciente, una campaña de crowdfunding para financiar el proceso de legalización urbanística.

Un día a día en el monasterio se basa en mañanas de meditación y mantenimiento de las instalaciones, bosque, jardinería, cocina… Enseñanza formal según el día, círculo de corazones un día a la semana y sesión de costura otro día (los monjes budistas zen cosen parte de sus hábitos con un método muy concreto, un ejercicio de meditación: se realiza en pleno silencio siguiendo una metodología muy exacta, un pachtwork; el manto que usan los budistas está confeccionado con pequeñas piezas cosidas principalmente a mano y también a maquina).

Una vida muy sencilla, como dice el proverbio Zen: “Sacar agua del pozo, meditar, cortar leña, meditar”.

Dokushô Villalba Roshi recibió la ordenación de monje zen en 1978 del venerable maestro Taisen Deshimaru Roshi y en 1987 la Transmisión del Dharma de su segundo maestro, el venerable Shuyu Narita Roshi. Es el fundador y presidente de la Comunidad Budista Soto Zen española y fundador y director espiritual del Monasterio Luz Serena.
 Autor de más de treinta obras sobre budismo zen y espiritualidad oriental en general entre trabajos propios y traducciones de textos clásicos. Viaja por España, Europa y América Latina impartiendo seminarios, conferencias y retiros de meditación budista zen.
 Reside habitualmente en el Monasterio zen Luz Serena, junto con una comunidad de residentes estables, entregado a la práctica y a la enseñanza del budismo zen.
 Su estilo de enseñanza, sencillo y coloquial, ha impresionado profundamente a miles de personas que acuden al monasterio, a sus seminarios y conferencias, buscando paz interior e inspiración espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *