El Reajuste Vital, Andrés Raja Prem

El Reajuste vital es una herramienta de profundización en estados de conciencia, a través de la expresión corporal y el movimiento.

Éste es uno de los fuertes de Andrés Quesada, o Prem Raja, su nombre espiritual. Tras veinticinco años dedicados a ejercer su profesión, diversos motivos de salud le llevaron a tener un contacto más cercano con el yoga, práctica que ya conocía desde muy joven.espai mon sá

El estudio y profundización en la práctica le llevó a formarse como profesor de yoga integral hace ya ocho años, y a dar un paso decisivo en su vida. Abandonó la seguridad de un trabajo estable y decidió entregarse y confiar. Poco tardaron en aparecer las primeras ofertas para dar clases de yoga, y al cabo de un tiempo abrió su propia escuela de yoga, Espai Món Sà. Fue entonces cuando el ritmo y la música se mostraron a través de las meditaciones activas, y pasaron a convertirse en uno de los hilos conductores de su vida. A partir de ahí, en las clases de yoga introducía algo de danza libre, hasta que tomó la decisión de crear horarios dedicados exclusivamente al Free Dance, técnica en la que estuvo indagando durante unos años. De nuevo, un cambio de perspectiva, el ritmo y la música, cobraron más importancia en las sesiones; la formación de Reajuste Vital se cruzó en su camino y se enamoró de esta técnica.

En cada sesión surge una invitación a que la música penetre en ti, y de ahí el movimiento libre de vínculos estéticos o intentos de crear una danza coreografiada, de danzar desde la profundidad del ser y expresar el sentir del momento presente, liberándote de todos los condicionamientos que te oprimen. Las sesiones están dirigidas por una música, libre de connotaciones musicales comerciales, para evitar la evocación a recuerdos conectados a momentos precisos de la vida y poder conectar con la memoria más ancestral.

Andrés Prem

Las sesiones son aproximadamente de una hora y media. Buscan realizar un recorrido por cada chakra (para los neófitos, sistema glandular y plexos nerviosos), o talleres donde se profundiza en uno o varios chakras, tomando conciencia del trabajo corporal, emocional y energético. Son momentos en los que dar rienda suelta a la expresividad corporal, a la introspección, y, sobre todo, espacios en los que reina el respeto al proceso personal y al del prójimo. Gracias al “Reajuste vital” podemos alcanzar momentos de éxtasis sin necesidad de consumir ningún tipo de droga. Una práctica que te conecta con tu ser más primario.

“En el movimiento puedes caer en la rutina, puedes mecanizar.” Es por esto que en este tipo de sesiones el cambio de música es muy frecuente, siempre con una transición amable entre ambas para evitar realizar un corte en la energía interna y grupal.

Si verdaderamente profundizamos en esta técnica, llegamos a la conclusión orgánica de que nuestro cuerpo ya tiene un registro de un ritmo y una memoria celular. Y re-cordar y re-conectar con esa memoria es posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *