ÚLTIMAS PALABRAS de STEVE JOBS

ÚLTIMAS PALABRAS de STEVE JOBS

Steve Jobs confiaba en un mañana más bello que el hoy. Huyó de modas porque según sus palabras ‘las modas son bellas hoy y mañana no; yo quiero hacer un producto que gane en belleza con el paso del tiempo’. ¿Cuál sería la reacción de una mente abierta a lo desconocido? OH WOW! OH WOW! OH WOW! fueron sus últimas palabras en el momento del cierre de su telón justo cuando se abría ante él el misterio de la creación.

Steve-Jobs-Zen-Meditation

Steve Jobs no fue un ejemplo de compasión; las camareras y camareros de los restaurantes donde solía comer le temían y reconocida era su furia entre sus compañeros de Apple cuando las cosas no se hacían del modo en que él quería. La manera que él tenía de amar era crear productos que fueran la extensión de la persona, su complemento ideal para trabajar, disfrutar y hacer realidad los sueños. Su mayor cualidad era la intuición, que es una mente conectada a la fuente de la creación, siempre abierta, y en permanente sintonía con la armonía de la evolución. Esta cualidad lo convirtió en un visionario capaz de ver en el hoy el mundo del mañana y de traer ese mundo del mañana a este hoy, porque el ayer, el hoy y el mañana son uno solo en el corazón que late al ritmo de su pasión.

Seguramente de haber reunido ambas cualidades, compasión e intuición, estaríamos hablando de un ser iluminado, de un gurú espiritual, pero la mente divina tenía reservada otra misión para él: ser un gurú de la innovación y Steve Jobs supo representar ese papel a la perfección. Su propósito fue hacer posible lo imposible, tangible lo intangible y tocar con un producto el corazón de muchos. Lo consiguió.

Para algunos un ejemplo, un referente, una inspiración, un mentor, pero él mismo tuvo sus ejemplos, sus referentes, su inspiración, su mentor. Bob Dylan fue uno de ellos, quizá el principal, pero hubo muchos padres simbólicos para él, muchos padres que ocuparon el lugar que ese hijo abandonado necesitaba. Él mismo se exigió a sí mismo ser padre, no sólo de sus propios hijos, sino de sus propias creencias, de sus productos, de su empresa y de su propio universo. No promulgaba con dogmas porque decía que seguirlos era vivir en la creencia de otros, y él siempre prefirió seguir su propia intuición. Quizá con demasiado empeño, quizá con demasiada exigencia. Quién sabe si impulsada por el ánimo de reconocimiento que todo hijo necesita de su padre.

Hombre de carácter intenso para muchos, brusco y malhumorado para otros Vivió su vida intensamente, pero olvidó amar a aquellos que le admiraban y apoyaron en sus inicios. ¿Qué es una vida intensa? ¿Qué significa vivir intensamente? Para algunos Steve Jobs es un ejemplo de vida intensa, pero miremos nuestra propia vida porque al final de nuestros días cuando nuestro telón se cierre y al guión que hemos escrito no le queden ya más páginas, lo único verdadero serán los recuerdos de aquellos momentos en los que fuimos capaces de amar y nuestra capacidad de entregarnos a esa experiencia con curiosidad. Así que aprovecha ahora este instante, porque cada momento es una oportunidad para amar, empezando por ti mismo, por lo que sientes ahora, ya sea tristeza o alegría; abrázalo plenamente y conviértete en una genia de la naturaleza, en una encarnación de la más bella manifestación de la creación.

Empecemos por no dar nada por sentado y aceptemos el misterio de no saber. Sólo entonces podremos sorprendernos y abrazar lo ilimitado. ‘OH WOW OH WOW OH WOW’ es la manera de cruzar el océano del universo hacia el centro de su corazón, donde confío que te encuentres tú, hermano Steve Jobs.

Sergi Marraco. Profesor de yoga y coach

Director de Vidagenia www.vidagenia.com

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *