APRENDE A CUIDAR DE TI

Aprende a cuidar de ti

Ahimsa comienza por uno mismo. Si no logras vislumbrar las claves para mimarte, respetarte y ser pacífico contigo, ciertamente no podrás serlo con los demás y los demás tampoco lo serán especialmente contigo. Como en casi todo en la vida, has de empezar por barrer tu casa.

Por lo general, la manera de vivir de hoy invita al automaltrato y el autocastigo pues la velocidad, la acción desmesurada y el ruido informativo son ingredientes de la gran sopa sobre la que flotamos como tropezones sin rumbo. Y una sopa caliente ya sabes, quema. Si observas verás a tu alrededor verdaderas hordas de personas extenuadas, desesperanzadas, acomplejadas, desconfiadas, amargadas, chamuscadas.

Autoahimsa es tu responsabilidad

Para ejercer la no violencia contigo mismo has de tener la capacidad de ser responsable, de saber responder a las circunstancias y hacerte cargo de ellas. PaAhimsa Arnaura ello no hay otra que atravesar el bosque del autoconocimiento, con sus criaturas nocturnas que acechan, las sombras de esos grandes árboles que no te dejan ver con claridad el camino y la angustia de la soledad y la incertidumbre del que camina descalzo por un lugar que desconoce.

Todos hemos pasado por alguna noche oscura del alma y seguramente pasaremos por algunas más, ese camino de purificación no llegará a buen puerto si no reconoces que el respeto por uno mismo es la fuente del respeto hacia la vida misma y hacia los demás.

Responsabilidad, entrega y práctica.

Una de las mejores recetas para cultivar tu propio ahimsa es entregarte a la vida, tal cual eres y por completo, sin dejar ni un átomo de ti en la retaguardia, sin guardarte un pedazo para cuando no haya, sin dar un paso atrás más que para tomar impulso.  Si te preocupas por instaurar hábitos en tu vida que te acerquen a tu centro, que te devuelvan el equilibrio, la paz se hará en ti y tu luz iluminará tu camino y el de los demás.

Cualquier práctica espiritual que te vuelva a hacer contactar con la parte divina que eres será fructífera y te permitirá mantenerte en ese estado en el que conectas con el profundo respeto por ti y por todo lo demás, ese estado al que llamamos Ahimsa. Aprende a cuidar de ti, a tratarte con esmero y la vida te sentirá merecedor de todos sus respetos.

 

Arnau Benlloch

Inspiración para el cambio

www.arnaubenlloch.com

Ilustración de Arnau Benlloch

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *