MI RELACIÓN CON MI RELACIÓN

Mi relación con mi relación

Solo hay una persona con la que has de relacionarte sí o sí toda la vida, contigo. Y de esa relación parte la cualidad, el color y la forma en que te relacionarás con los demás.

Si bien no eres lo más importante que hay en el universo, sí es crucial que aprendas a relacionarte contigo de una manera sana, libre, abierta y cuidadosa, pues tu universo necesita de un ‘ti’ a tope de power para mantener un orden en este caos infinito.

 Toda una vida

Vas a tener que cuidar de ti durante toda la vida, por qué no comenzar desde ya a detectar cuáles son esas barreras, esas alambradas que no te permiten relacionarte contigo de na manera equilibrada y amorosa.

Te relacionas con los demás según lo haces contigo mismo. Si te relacionas desde el rencor vivirás en el rencor, si te relacionas desde el miedo eso encontrarás fuera y si lo haces desde la alegría, dibujarás sonrisas allá por donde pases.

Dime qué vives por dentro y te diré quién eres, dime qué imagen tienes de ti y te diré cómi-relacion-con-mi-relacion-okmo te relacionas con la imagen de los demás.

 Espejito espejito

 En este juego de espejos que es la vida, saber cambiar tu mirada interna hará que cambie todo a tu alrededor. Y poco más hay que añadir.

Haz por encontrar un punto de amabilidad por ti mismo, haz por firmar el armisticio con el herido sangrante que acarreas a hombros, haz por perdonar ese que dentro de ti falló un día. Cambia desde ya la concepción que tienes de ti.

Solo si te empiezas a contemplar desde el respeto, desde el ser único que eres, desde la no separación y desde el afecto más incondicional sabrás reconocer en ese ser complejo que llamas ‘yo’ a la criatura perfecta que la creación ha puesto al servicio de la propia creación.

 Sé paz y vivirás en paz

 Crea quien quieres ser desde el fondo de quien verdaderamente eres, un ser sensible que busca la paz y el afecto pero que no va a encontrarla fuera de sí si no la alberga en su seno.

La relación más difícil de vivir es esa en que te cruzas contigo y no sabes qué decirte. Aprende a comunicarte con esas partes de ti que necesitan escuchar que eres eterno e inmutable en este mundo finito y cambiante.

Declárate, aunque sea, un poco yoista. Tanta mala fama le hemos dado al ego que lo tenemos asustado de quererse y no olvides que tú sobre todo eres ego. Así que, menos querer matar al ego y ponte a darle mimitos que en el fondo es lo que le hace menguar. Si no hay necesidad defenderse el ego se achica.

Hazle caricias a tu ego, observa cuál es tu relación con tu propia relación, pues de eso va a depender cualquier otra relación. Hoy eres quien eres por cómo crees que eres. Cree en ti y serás quien quieras ser.

Arnau Benlloch. Inspiración para el cambio

www.arnaubenlloch.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *