Baobab, el árbol sagrado

Baobab, el árbol sagrado

ÁRBOL DE LA VIDA, el nombre BAOBAB  viene del árabe “BU-HIBAB” (fruto de las muchas semillas).

Los Baobabs llegan a superar baobablos 5000 años,  los 20m de altura y los 12 metros de diámetro, almacenan hasta 100.000 litros de agua en su interior, donde se conserva naturalmente limpia, ya que la contaminación de substancias orgánicas exteriores no penetran en la corteza. Es el árbol sagrado respetado por todos los pueblos africanos.

El fruto es tradicionalmente conocido por su elevado contenido de vitamina C y como ya sabés el  ácido ascórbico es importante  por su capacidad antioxidante y su función de proteger al organismo de los radicales libres.

 Además contiene otras vitaminas esenciales (B1 y B6) y betacarotenos (A, E) y  un elevado porcentaje de calcio dos veces mayor que en los lácteos y facilmente absorbible.

Su aporte en hierro, es mayor que el de la carne y  potasio contiene hasta 7 veces más que en el plátano. 

El fruto del Baobab aporta una gran cantidad de fibras que equilibran la flora intestinal, mejora la digestión, previene la diarrea y refuerza la actividad inmune.

Las hojas y las semillas presentan también múltiples usos alimentarios y cosméticos. Los brotes tiernos y las raíces de los ejemplares más jóvenes se comen como si fueran espárragos y las semillas tostadas reemplazan al café.

Desde hace siglos se usa en multitud de países africanos para preparar una bebida energética muy rica (zumo de bouy o gouy), con mucha fibra, vitaminas, aminoácidos y sales minerales. También se utiliza para preparar helados, batidos o como alimento infantil, el fruto recién abierto es consumido como un caramelo por su gran contenido en hidratos de carbono y bajísimo contenido en lípidos.

El Baobab,en muchos poblados es venerado y se le hacen ofrendas para favorecer las cosechas, la fertilidad y para la buena suerte. Es muy respetado por su conexión con la vida y la muerte y sólo el hombre “sabio” puede subir a sus ramas para recoger frutos y hojas.

Cuenta una leyenda, que el Baobab era uno de los árboles más bellos del continente, admirado por todos por su follaje, flores y porte. Su vanidad creció tanto que los dioses enterraron sus ramas y dejando a la vista sus raíces.

info@yoguiola.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *